Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar

INDIGNAOS!!!!

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

INDIGNAOS!!!!

Mensaje  anako el Miér Mar 02, 2011 8:03 am



Ignacio Ramonet

Tiene 93 años. Se llama Stéphane Hessel. Y la historia de su vida es una fabulosa novela. Lo era ya, en cierto modo, antes mismo de que naciera. Algunos quizás recuerden aquella película de François Truffaut, Jules et Jim. Pues bien, la mujer anticonformista interpretada por Jeanne Moreau, y uno de sus dos amantes (1), Jules, judío alemán traductor de Proust, fueron sus padres. En la atmósfera artística del París de los años 1920 y 1930, Stéphane Hessel creció rodeado de los amigos de la casa, entre otros, el filósofo Walter Benjamin, el dadaísta Marcel Duchamp y el escultor Calder…

Al estallar la Segunda Guerra Mundial, se alista en la Resistencia y se suma, en Londres, al equipo del general De Gaulle, quien le confía una peligrosa misión en territorio francés. Detenido por los nazis, es torturado y deportado al campo de exterminio de Buchenwald, de donde trata, una y otra vez, de evadirse. Lo acaban capturando y lo condenan a la horca. A punto de ser ejecutado, consigue usurpar la identidad de un muerto y logra por fin evadirse. Se une a la lucha por la liberación de Francia, inspirado en los principios del Consejo Nacional de la Resistencia que promete una democracia social, la nacionalización de los sectores energéticos, de las compañías de seguros y de la banca, y la creación de la Seguridad Social.

Después de la victoria, De Gaulle lo envía -tiene apenas 28 años- a Nueva York, a la ONU, cuyos fundamentos teóricos se están acicalando entonces. Allí, Hessel participa, en 1948, en la elaboración y redacción de uno de los documentos más trascendentales de los últimos seis decenios: la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Regresa luego a París para integrarse en el gabinete socialista de Pierre Mendès-France, que inicia la descolonización, pone fin a la guerra en Indochina, y prepara la independencia de Túnez y Marruecos. Los años más recientes, este noble y persistente defensor de las causas justas, diplomático de profesión, los ha consagrado a protestar sin descanso contra el trato dispensado a los “sin papeles”, a los gitanos, a todos los inmigrantes…

Y si hoy nos referimos a él, es porque acaba de publicar un librito, más bien un breve panfleto político de 30 páginas, devenido -en la Francia popular sublevada contra la regresión social-, un excepcional éxito editorial y un fenómeno social. Gracias al boca a boca y, sobre todo, a las nuevas redes sociales, el texto, ninguneado al principio por los medios de información dominantes, ha conseguido franquear las censuras y llenar de esperanza miles de corazones. En apenas unas semanas, de este repertorio de las injusticias más indignantes, ya se han vendido (cuesta 3 euros) más de 650.000 ejemplares… Algo jamás visto. Su título: una consigna, ¡Indignaos! (2).

Dice Balzac que el panfleto “es el sarcasmo convertido en bala de cañón”. Añade Stéphane Hessel que la indignación es la pólvora de toda explosión social. Dirigiéndose a sus lectores, les recomienda: “Deseo que halléis un motivo de indignación. Eso no tiene precio. Porque cuando algo nos indigna, nos convertimos en militantes, nos sentimos comprometidos y entonces nuestra fuerza es irresistible”.

Los motivos de indignación no escasean: “En este mundo, dice Hessel, hay cosas insoportables”. En primerísimo lugar: la naturaleza del sistema económico responsable de la actual crisis devastadora. “La dictadura internacional de los mercados internacionales” constituye además, según él, “una amenaza para la paz y la democracia”. “Nunca, afirma, el poder del dinero fue tan inmenso, tan insolente y tan egoísta, y nunca los fieles servidores de Don Dinero se situaron tan alto en las máximas esferas del Estado”.

En segundo lugar, Hessel denuncia la desigualdad creciente entre los que no tienen casi nada y los que lo poseen todo: “La brecha entre los más pobres y los más ricos jamás ha sido tan profunda; ni tan espoleados el afán de aplastar al prójimo y la avidez por el dinero”. A guisa de enmienda sugiere dos propuestas sencillas: “Que el interés general se imponga sobre los intereses particulares; y que el reparto justo de la riqueza creada por los trabajadores tenga prioridad sobre los egoísmos del poder del dinero”.

En temas de política internacional, Hessel afirma que su “principal indignación” es el conflicto israelo-palestino. Recomienda que se lea “el informe Richard Goldstone de septiembre de 2009 sobre Gaza (3), en el cual este juez sudafricano, judío, que incluso se declara sionista, acusa al ejército israelí”. Relata su visita reciente a Gaza, “prisión a cielo abierto para un millón y medio de palestinos”. Una experiencia que lo sobrecoge y solivianta. Aunque no por ello reniega de la no-violencia. Al contrario, reafirma que “el terrorismo es inaceptable”, no sólo por razones éticas sino porque, al ser “una expresión de la desesperación”, no resulta eficaz para su propia causa pues “no permite obtener los resultados que la esperanza puede eventualmente garantizar”.

Hessel convoca el recuerdo de Nelson Mandela y de Martin Luther King. Ellos, dice, nos indican “el camino que debemos aprender a seguir”. Porque, para avanzar, sólo existe una conducta: “apoyarnos en nuestros derechos, cuya violación -sea quien sea el autor de ésta-, debe provocar nuestra indignación. ¡No transijamos jamás con nuestros derechos!”.

Finalmente, se declara partidario de una “insurrección pacífica”. En particular contra los medios masivos de comunicación en manos del poder del dinero, y que “sólo proponen a los ciudadanos el consumo de masas, el desprecio hacia los humildes y hacia la cultura, la amnesia generalizada y una competición a ultranza de todos contra todos”.

Stéphane Hessel ha sabido expresar con palabras, lo que tantos ciudadanos golpeados por la crisis y por las medidas de regresión social sienten en el fondo de sí mismos. Ese sentimiento de que les están arrebatando sus derechos, esos anhelos punzantes de desobedecer, esos deseos de gritar hasta perder el aliento, esas ganas en fin de protestar sin saber cómo…

Todos esperan ahora la segunda entrega. Cuyo título, lógicamente, sólo puede ser: ¡Sublevaos!

Notas:

(1) El otro era Pierre-Henri Roché, autor de la novela con el mismo título llevada a la pantalla por François Truffaut. (2) Stéphane Hessel, Indignez-vous!, Indigène éditions, Montpellier, 2010. (3) NDLR: “Human Rights In Palestine And Other Occupied Arab Territories. Report of the United Nations Fact Finding Mission on the Gaza Conflict”, Naciones Unidas, Nueva York, 15 de septiembre de 2009.

http://www.attac.es/indignaos/

http://www.attacmadrid.org/wp/wp-content/uploads/Indignaos.pdf

"Indignaos", Stéphane Hessel. Las palabras justas para el inicio de la sublevación
Indignez-vous (Indignaos) es un breve libro de gran e inesperado éxito que plantea la necesiadd de oponerse al monopolio del dinero

http://www.tercerainformacion.es/spip.php?article22742


Última edición por anako el Lun Abr 04, 2011 1:30 pm, editado 1 vez
avatar
anako
Admin

Mensajes : 3332
Fecha de inscripción : 19/03/2010
Edad : 52

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: INDIGNAOS!!!!

Mensaje  anako el Lun Abr 04, 2011 1:28 pm

Entrevista en francés. De momento, no los encuentro subtítulados.



avatar
anako
Admin

Mensajes : 3332
Fecha de inscripción : 19/03/2010
Edad : 52

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: INDIGNAOS!!!!

Mensaje  anako el Lun Abr 04, 2011 1:57 pm

En 2004, los veteranos de los movimientos de resistencia francesa apelaron a

"una verdadera insurrección pacífica contra los medios de comunicación de masas que no proponen otro horizonte para nuestra juventud que el del consumo de masas, el desprecio hacia los más débiles y hacia la cultura, la amnesia generalizada y la competición a ultranza de todos contra todos".

Así termina el librito de Hessel:

CREAR ES RESISTIR.
RESISTIR ES CREAR.

Creo que tiene mucho que ver con el espíritu de ID.
avatar
anako
Admin

Mensajes : 3332
Fecha de inscripción : 19/03/2010
Edad : 52

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: INDIGNAOS!!!!

Mensaje  Fergar el Jue Abr 07, 2011 11:06 am

También dice Hessel: "Los responsables políticos y económicos, los intelectuales y la sociedad en su conjunto no deben acatar la actual dictadura internacional de los mercados financieros, que amenaza la paz y la democracia, ni dejarse impresionar por ella".

Si esos responsables y la mayoría de los intelectuales acatan esa dictadura, sólo cabe la resistencia pero activa (no pasiva) que es la única que produce creatividad.

Por eso creo que la indignación no sirve de nada sino trae como consecuencia la sublevación.

Fergar
Editor

Mensajes : 903
Fecha de inscripción : 03/03/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: INDIGNAOS!!!!

Mensaje  Ziber el Jue Abr 07, 2011 11:44 am

Mi pregunta para Carlos, va a referirse precisamente a eso: ¿crees que es posible un cambio sin sangre?

_________________
Firma la Iniciativa Debate. Difúndelo e implícate: es necesario

"SI LOS ESPAÑOLES HABLÁRAMOS SÓLO DE LO QUE SABEMOS, SE PRODUCIRÍA UN SILENCIO QUE PODRÍAMOS APROVECHAR PARA EL ESTUDIO". Manuel Azaña
avatar
Ziber
Admin

Mensajes : 7188
Fecha de inscripción : 10/02/2010
Edad : 47
Localización : Una aldea

Ver perfil de usuario http://huelgageneral.gratis-foro.es

Volver arriba Ir abajo

Re: INDIGNAOS!!!!

Mensaje  anako el Sáb Abr 09, 2011 10:21 pm

Los jóvenes gritan indignados junto con Sampedro y Hessel: ¡Basta!
9 abril 2011

Ayer, miles de jóvenes salieron a la calle en todo este país de países para reivindicar su derecho al trabajo bien pagado y de acuerdo con su preparación, a la sanidad pública, a la educación de calidad para todos, a las futuras pensiones, que ven imposibles, convencidos de que no lograrán cotizar los años que exige la ley para poder cobrarlas. Da la impresión de que la juventud comienza a despertar y de que, en ese despertar, están acompañados de muchos adultos. Y esta mañana, en una cadena televisiva, de esas de las que no parece esperable la divulgación de este tipo de protestas, hubo un debate, y el escuchar a algunos de los jóvenes que participaron en la protesta causaba verdadera alegría, porque dejaron patente que se trataba de gente inteligente y preparada, que en absoluto respondían a lo que se ha dado en llamar generación “ni-ni”. Eran estudiantes, alguno aún con el aspecto de casi niño, pero con una madurez intelectual que para sí quisieran muchos adultos, incluidos los políticos o en especial.

No eran jóvenes de ningún partido ultra, no se quejaban del Gobierno, no culpaban a la democracia, no eran una avanzadilla del PP y, sin embargo, prácticamente ningún medio dio cuenta de la protesta, apenas una mención en los informativos televisivos de que la manifestación de Madrid acabó en “batalla campal” porque, como viene siendo habitual, un reducido grupo de los siete mil que se manifestaron en la capital cortó el tráfico en la Castellana, donde se produjeron doce detenciones. Hay que ver qué miedo tiene la prensa subvencionada por el capitalismo a la reacción de la ciudadanía ante los abusos de los mercados que gobiernan la economía mundial… Porque en ese debate sorprendente de la cadena que lo emitía, A3 –quienes andamos huérfanos por el cierre de CNN+ nunca sabemos dónde recalar televisivamente a la hora del café del mediodía-, se oyeron algunas intervenciones muy esperanzadoras en relación a lo que empieza a pensar la gente de esta crisis y de las medidas que obligan a tomar los mercados o los bancos, medidas que siempre recaen sobre quienes menos culpa tienen, los ciudadanos de a pie. Así lo pensaban muchos de quienes participaron en el coloquio, además de los propios estudiantes. Un señor más que cincuentón de pelo entrecano y mostacho, que seguramente lució como signo rebeldía en sus años mozos, recomendó “actuar como los islandeses, yo quiero hacer una Constitución como ellos, elaborada por los ciudadanos y que sirva a los intereses de los ciudadanos”… Y arrancó encendidos aplausos al público.

Daba la sensación de que algo comenzara a moverse en este país como en el resto de los de Europa, y es lo menos a que podemos esperar, no sea que los países árabes, esos que, desde nuestra arrogancia occidental, considerábamos menos cultos y menos preparados que nosotros, vayan a tener que darnos lecciones a los pasivos europeos. No estaría nada mal que reaccionáramos todos, jóvenes y adultos, a esta sangría de derechos sociales, al hurto de la libertad económica, la que conlleva tener un trabajo digno y ganar un sueldo decente. Recuerdo que hace años, cuando las mujeres debatíamos por dónde había que empezar a reclamar nuestros derechos, había dos tendencias, la de quienes reivindicaban la libertad sexual como principio de la liberación, y la que quienes manteníamos que nunca alcanzaríamos tipo alguno de libertad si no había independencia económica, porque sencillamente no es posible. Lo dejaron muy bien explicado Marx y Engels en el siglo XIX, y nada indica que haya cambiado la cuestión desde entonces, pero ahora no somos las mujeres únicamente las que tenemos que reivindicar esa independencia que conlleva el contar con un trabajo bien remunerado, sino todos, jóvenes, adultos y personas con más de cincuenta años, abocadas a una jubilación sin derecho alguno pero con mucho que decir y que hacer, a quienes, como en un chiste siniestro, se les habla de jubilación a los sesenta y siete años, mientras se les niega el trabajo precisamente a esos que han superado los cincuenta.

Pero fíjense en que resulta como poco sorprendente que la invitación a la rebeldía ante el estado de injusticia que se vive en Europa, ante el recorte de derechos, ante el paro, alarmantemente disparado en nuestro país, haya surgido de una llamada exigente a la toma de conciencia frente a una situación intolerable hecha por dos ancianos de 94 y 93 años respectivamente, el español José Luis Sampedro y el francés Stephane Hessel, quienes hace no mucho más de una semana reclamaron a la juventud que se levantara contra los atropellos y las injusticias del mundo de hoy. Ocurrió durante la presentación de la edición española de “¡Indignaos!”, “Indignez-vous!”, un libro que ha vendido un millón y medio de ejemplares en Francia.

Este jueves, como si los hubieran oído y como si hubieran sido convencidos -y seguramente al menos unos cientos, o una buena parte de los manifestantes, supieron de la invitación a indignarse de los activos y rebeldes nonagenarios-, miles de jóvenes salieron a la calle para decir “basta”. Ahora anda pendiente que nos unamos todos a esos jóvenes que decidieron rebelarse ante un estado de cosas intolerables, pero del que hemos visto salir a países tan civilizados, fríos -no solo en el sentido climático- y europeos como Islandia. Europa no es solo la dominada por Merkel y Sarkozy, sino que, como hace años aseguraba Ignacio Ramonet, “otro mundo es posible”. Pongámonos, pues, a construirlo desde ahora mismo, reclamando nuestro derecho a un trabajo digno, a los servicios siempre públicos y a que nos gobiernen quienes nosotros elijamos, no unos fantasmales mandatarios económicos al servicio del poder del dinero. Así que quiero anunciarles, o recordarles, que ya está convocada otra manifestación para el próximo 15 de mayo. Buen momento para tomar las calles, cacerola en ristre, pacíficamente, pero con toda la indignación que nos piden Sampedro y Hessel, para decir ¡basta! a la tiranía de los mercados, a la sumisión a ella de unos políticos incapaces de defendernos de esos depredadores insaciables, porque otros habrá, quienes hayamos elegido, decididos a trabajar con entusiasmo contra todo ello, y para nosotros, si llegan al poder.

No hagamos oídos sordos, escuchemos los consejos de Hessel y Sampedro, que al fin y al cabo, dada la edad que tiene uno y otro, su llamada a los jóvenes puede engrosarse con todos aquellos que tengan treinta o cuarenta años menos que ellos, digamos basta como los islandeses o como los árabes, pero digámoslo ya para poder recuperar nuestros derechos, nuestra capacidad de elegir a nuestros gobernantes para que sean quienes gobiernen siguiendo los dictados de la ciudadanía, los nuestros, en lugar de los de unos desconocidos dueños del dinero que, a modo del siniestro Spectra cinematográfico, están decididos a convertirnos en esclavos, en autómatas, o en robots al servicio de sus carteras y de su voraz avaricia.

http://www.acordem.org/2011/04/09/los-jovenes-gritan-indignados-junto-con-sampedro-y-hessel-%C2%A1basta/

Fuente original:
http://lacomunidad.elpais.com/luisasa/2011/4/9/los-jovenes-gritan-indignados-junto-con-sampedro-y-hessel-
avatar
anako
Admin

Mensajes : 3332
Fecha de inscripción : 19/03/2010
Edad : 52

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: INDIGNAOS!!!!

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.