Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar

CÓMO SE EVITAN LOS DELITOS - BECCARÍA

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

CÓMO SE EVITAN LOS DELITOS - BECCARÍA

Mensaje  Invitado el Lun Abr 05, 2010 6:59 pm

“Es mejor evitar los delitos que castigarlos. He aquí el fin principal de toda buena legislación, que es el arte de conducir a los hombres al punto mayor de felicidad o al menor de infelicidad posible. La mayor parte de las leyes no son más que privilegios, esto es, un tributo que pagan todos a la comodidad de algunos. ¿Queréis evitar los delitos? Haced que las leyes sean claras y simples, y que toda la fuerza de la nación esté empleada en defenderlas, ninguna parte en destruirlas. ¿Queréis evitar los delitos? Haced que acompañen las luces a la libertad. Los males que nacen de los conocimientos están en razón inversa de su extensión, y los bienes lo están en la directa. Otro medio de evitar los delitos es interesar al consejo, ejecutor de las leyes, más a su observancia que a su corrupción. Cuanto mayor fuere el número que lo componga, tanto es menos peligrosa la usurpación sobre las leyes, porque la venalidad es más difícil en miembros que se observen entre sí. Otro medio de evitar los delitos es recompensar la virtud. Sobre este asunto observo al presente en las leyes de todas las naciones un silencio universal. La moneda del honor es siempre inagotable y fructífera en las manos del sabio distribuidor. Finalmente, el más seguro, pero más difícil medio de evitar los delitos es perfeccionar la educación; objeto que tiene vínculos demasiado estrechos con la naturaleza del gobierno para permitir que sea un campo estéril, y solamente cultivado por un corto número de sabios. Concluyo con un teorema general muy útil, pero poco conforme al uso: para que toda pena no sea violencia de uno o de muchos contra un particular ciudadano, debe esencialmente ser pública, pronta, necesaria, la más pequeña de las posibles en las circunstancias actuales, proporcionada a los delitos, dictada por las leyes.”

* * * * * *

Es mejor evitar los delitos que castigarlos. He aquí el fin principal de toda buena legislación, que es el arte de conducir a los hombres al punto mayor de felicidad o al menor de infelicidad posible, para hablar según todos los cálculos de bienes y males de la vida. Pero los medios empleados hasta ahora son por lo común falsos y contrarios al fin propuesto. No es posible reducir la turbulenta actividad de los hombres a un orden geométrico sin irregularidad y confusión. Al modo que las leyes simplísimas y constantes de la naturaleza no pueden impedir que los planetas se turben en sus movimientos, así en las infinitas y opuestísimas atracciones del placer y del dolor no pueden impedirse por las leyes humanas las turbaciones y el desorden. Esta es la quimera de los hombres limitados, siempre que son dueños del mando.

LA MAYOR PARTE DE LAS LEYES NO SON MÁS QUE PRIVILEGIOS, ESTO ES, UN TRIBUTO QUE PAGAN TODOS A LA COMODIDAD DE ALGUNOS

Prohibir una muchedumbre de acciones indiferentes no es evitar los delitos, sino crear otros nuevos; es definir a su voluntad la virtud y el vicio, que se nos predican eternos e inmutables. ¿A qué nos viéramos reducidos si se hubiera de prohibir todo aquello que pueda inducir a delito? Sería necesario privar al hombre del uso de sus sentidos. Para un motivo que impela a los hombres a cometer un verdadero delito hay mil que lo impelen a practicar aquellas acciones indiferentes que llaman delitos las malas leyes; y si la probabilidad de los delitos es proporcionada al número de los motivos, ampliar la esfera de aquellos es acrecentar la probabilidad de cometerlos. La mayor parte de las leyes no son más que privilegios, esto es, un tributo que pagan todos a la comodidad de algunos.

¿Queréis evitar los delitos? Haced que las leyes sean claras y simples, y que toda la fuerza de la nación esté empleada en defenderlas, ninguna parte en destruirlas. Haced que las leyes favorezcan menos las clases de los hombres que a los hombres mismos. Haced que los hombres las teman, y no teman más que a ellas. El temor de las leyes es saludable, pero el de hombre a hombre es fatal y fecundo de delitos. Los hombres esclavos son más sensuales, más desenvueltos, y más crueles que los hombres libres. Estos meditan sobre las ciencias, meditan sobre los intereses de la nación, ven objetos grandes y los imitan; pero aquéllos, contentos del día presente, buscan entre el estrépito y la desenvoltura una distracción de la aniquilación en la que se encuentran; acostumbrados al éxito incierto de cualquier cosa, se hace para ellos problemático el éxito de sus delitos, en ventaja de la pasión que los domina.

Si la incertidumbre de las leyes cae sobre una nación indolente por clima, aumenta y mantiene su indolencia y estupidez; si cae sobre una nación sensual, pero activa, desperdicia su actividad en un infinito número de astucias y tramas, que aunque pequeñas, esparcen en todos los corazones la desconfianza, haciendo de la traición y el disimulo la base de la prudencia; si cae sobre una nación valerosa y fuerte, la incertidumbre se sacude al fin, causando antes muchos embates de la libertad a la esclavitud, y de la esclavitud a la libertad.

¿Queréis evitar los delitos? Haced que acompañen las luces a la libertad. Los males que nacen de los conocimientos están en razón inversa de su extensión, y los bienes lo están en la directa. Un impostor atrevido, que siempre es un hombre no vulgar, tiene las adoraciones de un pueblo ignorante y la grita de uno iluminado. Los progresos en las ciencias, facilitando las comparaciones de los objetos y multiplicando las miras, contraponen muchos sentimientos los unos a los otros, que se modifican recíprocamente con tanta más facilidad cuanto se preven en los otros las mismas ideas y las mismas resistencias.
A vista de las luces esparcidas con profusión en una nación calla la ignorancia calumniosa, y tiembla la autoridad, desarmada de razones, en tanto que la vigorosa fuerza de las leyes permanece inalterable; porque no hay hombre iluminado que no ame los pactos públicos, claros y útiles a la seguridad común, comparando el poco de libertad inútil sacrificado por él, a la suma de todas las libertades sacrificadas por los otros hombres, que sin leyes podrían conspirar en contra suya. Cualquiera que tenga un alma sensible, echando unas mirada sobre un códice de leyes bien hechas, y encontrando no haber perdido más que la funesta libertad de hacer mal a otro, será obligado a bendecir el trono y quien lo ocupa.

No es verdad que las ciencias sean siempre dañosas a la humanidad, y cuando lo fueran, era un mal inevitable para los hombres. La multiplicación del género humano sobre la faz de la tierra introdujo la guerra, las artes más rudas, las primeras leyes, que eran pactos momentáneos que nacían con la necesidad y perecían con ella. Esta fue la primera filosofía de los hombres, cuyos pocos elementos eran justos, porque su indolencia y poca sagacidad los preservaba del error. Pero las necesidades se multiplicaban cada vez más con la multiplicación de los hombres. Eran, pues, necesarias impresiones más fuertes y más durables que los separasen de los continuados regresos que hacían al primer estado de desunión, siempre más y más funesto.

CUANDO LA VERDAD SE SIENTA EN LOS PARLAMENTOS DE LAS REPÚBLICAS, ¿QUIÉN PODRÁ AFIRMAR QUE EL RESPLANDOR QUE ILUMINA A LA MUCHEDUMBRE SEA MÁS DAÑINO QUE LA OSCURIDAD DE LA IGNORANCIA?

Así hicieron un gran bien a la humanidad aquellos primeros errores que poblaron la tierra de falsas divinidades (digo gran bien político) y que crearon un universo invisible regulador del nuestro. Fueron bienhechores de los hombres aquellos que se atrevieron a sorprenderlos, y arrastraron a los altares la ignorancia dócil. Presentándoles objetos colocados más allá de lo que alcanzaban los sentidos, que se les huían delante a medida que creían alcanzarlos, nunca despreciados, porque nunca bien conocidos, reunieron y fijaron las pasiones divididas en un solo objeto que los ocupaba fuertemente. Estas fueron las primeras mudanzas de todas las naciones que se formaron de pueblos salvajes, ésta fue la época de la formación de las grandes sociedades, y tal fue el vínculo necesario y acaso el único. [...]

Pero como es propiedad del error subdividirse hasta lo infinito, así las ciencias que nacieron hicieron de los hombres una muchedumbre fanática de ciegos, que en un laberinto cerrado se tropezaban y atropellaban de modo que algunas almas sensibles y filosóficas desearon a su pesar el antiguo estado salvaje. He aquí la primera época en que las luces, o por mejor decir las opiniones son dañosas.

La segunda es en el difícil y terrible paso de los errores a la verdad, de la oscuridad no conocida a la luz. El choque inmenso de los errores útiles a pocos poderosos contra las verdades útiles a muchos desvalidos, la reunión y el fermento de las pasiones, que se despiertan en aquella ocasión, causan infinitos males a la miserable humanidad. Cualquiera que reflexione sobre las historias, en quienes después de algunos intervalos de tiempo se halla cierta semejanza cuanto a las épocas principales, encontrará muchas veces una generación entera sacrificada a la felicidad de aquellas que le suceden en el trabajoso pero necesario paso de las tinieblas de la ignorancia, a la luz de la filosofía, y de la tiranía a la libertad, que son las consecuencias. Pero, cuando calmados los ánimos y extinguido el fuego que ha purificado la nación de los males que la oprimen, la verdad, cuyos progresos son lentos al principio y después acelerados, se sienta como compañera sobre el trono de los monarcas y tiene culto y aras en los parlamentos de las repúblicas, ¿quién podrá entonces afirmar que el resplandor que ilumina a la muchedumbre sea más dañoso que las tinieblas, y que las verdaderas y simples relaciones de las cosas bien conocidas por los hombres les sean funestas?

Si la ciega ignorancia es menos fatal que el mediocre y confuso saber, porque éste añade a los males de la primera los del error inevitable en quien tiene una vista limitada a espacios más cortos que aquél donde llegan los confines de la verdad, el hombre iluminado es el don más precioso que puede hacer a la nación y a sí mismo el soberano, que lo hace depositario y guardador de las leyes santas. Enseñado a ver la verdad y a no temerla, privado de la mayor parte de las necesidades de la opinión nunca bastantemente satisfechas, ponen a prueba la virtud de la mayor parte de los hombres, acostumbrado a contemplar la humanidad desde las más elevadas atalayas, es en su inteligencia la nación una familia de hombres hermanos, pareciéndole tanto menos la distancia de los grandes al pueblo cuanto es mayor la masa de la humanidad misma que tiene delante de los ojos. Los filósofos adquieren necesidades e intereses no conocidos por los hombres comunes y principalmente aquel de no desmentir en la luz pública los principios predicados en la oscuridad y adquieren el hábito de amar la verdad por si misma. Un escogimiento de tales hombres forma la felicidad de una nación; pero felicidad momentánea si las buenas leyes no aumentan de tal manera el número que disminuyan la probabilidad, siempre considerable, de una mala elección.

Otro medio de evitar los delitos es interesar al consejo, ejecutor de las leyes, más a su observancia que a su corrupción. Cuanto mayor fuere el número que lo componga, tanto es menos peligrosa la usurpación sobre las leyes, porque la venalidad es más difícil en miembros que se observen entre sí, y son menos interesados en acrecentar la autoridad propia cuanto es menos la porción que tocaría a cada uno, principalmente comparada con el peligro del atentado. Si el soberano con el aparato y con la pompa, con la austeridad de los edictos, y con no permitir las quejas justas e injustas de los que se juzgan ofendidos, acostumbra los súbditos a temer más a los magistrados que a las leyes, éstos se aprovecharán de su temor más que de lo que convenga a la seguridad privada y pública.

Otro medio de evitar los delitos es recompensar la virtud. Sobre este asunto observo al presente en las leyes de todas las naciones un silencio universal. Si los premios propuestos por las Academias a los descubrimientos de las verdades provechosas han multiplicado las noticias y los buenos libros, ¿por qué los premios distribuidos por la benéfica mano del soberano no multiplicarían asimismo las acciones virtuosas? La moneda del honor es siempre inagotable y fructífera en las manos del sabio distribuidor.

EL MÁS SEGURO, AUNQUE MÁS DIFÍCIL, MEDIO DE EVITAR LOS DELITOS ES LA EDUCACIÓN, GUIANDO A LA VIRTUD POR EL CAMINO FÁCIL DEL SENTIMIENTO, EN VEZ DE HACERLO POR EL DEL MANDO Y LA FUERZA

Finalmente, el más seguro, pero más difícil medio de evitar los delitos es perfeccionar la educación, objeto muy vasto, y que excede los límites que me he señalado; objeto (me atrevo a decirlo) que tiene vínculos demasiado estrechos con la naturaleza del gobierno para permitir que sea un campo estéril, y solamente cultivado por un corto número de sabios. Un grande hombre [Rousseau], que ilumina la misma humanidad, que lo persigue, ha hecho ver por menor cuáles son las principales máximas de educación verdaderamente útiles a los hombres, esto es, basarse menos en una estéril muchedumbre de objetos, que en la elección y brevedad de ellos; en sustituir las copias por originales en los fenómenos así morales como físicos que el accidente o la industria ofrece a los tiernos ánimos de los jóvenes; en guiar a la virtud por el camino fácil del sentimiento, y en separar del mal por el infalible de la necesidad y del inconveniente, en vez de hacerlo por el incierto del mando y de la fuerza, por cuyo medio se obtiene sólo una ficticia y momentánea obediencia.

A medida que las penas son más dulces la clemencia y el perdón son menos necesarios. ¡Dichosa aquella nación en que fuesen funestos! Esta clemencia, esta virtud, que ha sido alguna vez en un soberano el suplemento de todas las obligaciones del trono, debería ser excluida en una perfecta legislación, donde las penas fuesen suaves y el método de juzgar arreglado y corriente. Parecerá esta verdad dura a quienes viven en el desorden del sistema criminal en el que los perdones y las gracias son necesarias en proporción de lo absurdo de las leyes y de la atrocidad de las sentencias. Esta es la más bella prerrogativa del trono, y éste el atributo más apetecible de la soberanía, y ésta es la tácita desaprobación que los benéficos dispensadores de la felicidad pública dan a un códice que, con todas las imperfecciones, tiene en su favor la preocupación de los siglos, el voluminoso y arbitrario atavío de infinitos comentadores, el grave aparato de las formalidades eternas, y el apego de los más astutos habladores y menos temidos semidoctos.

Pero considérese que la clemencia es virtud del legislador, no del ejecutor de las leyes; que debe resplandecer en el códice, no en los juicios particulares; que hacer ver a los hombres la posibilidad de perdonar los delitos, y que la pena no es necesaria consecuencia suya, es fomentar el halago de la impunidad, y manifestar que pudiéndose perdonar, las sentencias no perdonadas son más bien violencias de la fuerza que providencias de la justicia. ¿Qué deberemos pensar cuando el príncipe concede perdón, esto es, la seguridad pública a un particular, y que con un acto privado de mal entendida beneficiencia forma un decreto público de impunidad?

Sean, pues, inexorables las leyes e inexorables sus ejecutores en los casos particulares; pero sea suave, indulgente y humano el legislador. Sabio arquitecto, haga que su edificio se levante sobre las basas del propio amor, y que el interés general sea lo que resulte de los intereses particulares, para no verse obligado a cada instante a separar con leyes parciales y con remedios tumultuarios el bien público del bien de cada uno, y a elevar el simulacro de la salud pública sobre el terror y sobre la desconfianza. Profundo y sensible filósofo, deje que los hombres, hermanos suyos, gocen en paz aquella corta porción de felicidad, que el inmenso sistema establecido por aquel que conocemos como primera causa, les permite gozar en este ángulo del universo.

Con esta reflexión concluyo. La gravedad de las penas debe ser relativa al estado de la nación misma. Más fuertes y sensibles deben ser las impresiones sobre los ánimos endurecidos de un pueblo recién salido del estado de barbarie. Al feroz león, que se revuelve al tiro de fusil, lo abate el rayo. Pero a medida que los ánimos se suavizan en el estado de sociedad crece la sensibilidad, y creciendo ésta debe disminuirse la fuerza de la pena, siempre que quiera mantenerse una relación constante entre el objeto y la sensación.

De cuanto hasta aquí se ha dicho puede sacarse un teorema general muy útil, pero poco conforme al uso, legislador ordinario de las naciones, esto es: para que toda pena no sea violencia de uno o de muchos contra un particular ciudadano, debe esencialmente ser pública, pronta, necesaria, la más pequeña de las posibles en las circunstancias actuales, proporcionada a los delitos, dictada por las leyes.

* * *

CESARE DE BECCARIA (1733-1781), filósofo, economista y jurista italiano. De los delitos y de las penas, capítulos 41 a 47. Alianza Editorial, 1986. Traducción de Juan Antonio de las Casas, la primera castellana de la obra, 1774.

http://www.filosofiadigital.com/?p=8613#comments

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

COMENTARIO DE TEILHARD EN FILOSOFÍA DIGITAL

Mensaje  Invitado el Lun Abr 05, 2010 7:00 pm

Sin duda alguna, el asunto que comenta este autor, es de total actualidad. Los gobernantes actuales, pisan el acelerador del BOE, agobiándonos con normas y más normas, que desde luego los ciudadanos no somos capaces de cumplir, que digo, ni siquiera llegar a conocer, ya que son tan tremendamente complejas como fugaces en el tiempo. Se ha llegado a tal estado de cosas que a veces, por un mínimo principio de equidad, se reconoce que no hay más remedio que matizar el principio secular de que la ignorancia de las leyes no exime de su cumplimiento.

Ni siquiera los funcionarios, encargados de velar por su aplicación y cumplimiento, son capaces de conocerlas. He conocido una reciente sentencia de un juez por la que obliga a un empleado a devolver parte de su salario al empresario por el absurdo motivo de que este le retuvo mal a cuenta del IRPF. Semejante dislate judicial, supone que el juez desconoce lo que es la retención a cuenta del IRPF, además de otros aspectos básicos de la legislación laboral y tributaria. De este modo da carta de naturaleza a un fraude consistente en que un empresario se enriquece mediante la técnica de retener de menos a su empleado.

La prepotencia en la que viven nuestros gobernantes, despreciando al ciudadano al que debían servir, les lleva a pensar que existe una correa directa entre el BOE y el comportamiento social. Pero lo cierto es que las normas para ser aplicadas y cumplidas, tienen que ser aceptadas por la sociedad y ello implica que el ciudadano las conozca, las asimile y pueda cumplirlas en condiciones asumibles. Como ello no es así, cada vez una mayor parte de la sociedad vive al margen de la ley y asi por ejemplo crece como la espuma la economía sumergida, en un bucle que se retroalimenta.

Por este camino, todo el sistema ha de empezar a fallar hasta el colapso, transmutando en el “inter in”, su naturaleza democrática en otra autoritaria. Las consecuencias se resumen en la barbarie.

¿Estamos haciendo algo por evitarla antes de que sea demasiado tarde?

Teilhard

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

RESPUESTA A TEILHARD DE JESÚS NAVA (FILOSOFÍA DIGITAL)

Mensaje  Invitado el Lun Abr 05, 2010 7:01 pm

Estimado Teilhard:

Entre otras cosas de provecho, el señor Beccaria -cuyo mérito será sobre todo apreciado si tenemos en cuenta que escribió, de mala gana, en el siglo XVIII, cuando la barbarie y la venganza de clase reinaba en los códigos penales por doquier- sostenía entre otras medidas que, para evitar la injusticia, los poderes legislativo y judicial debían estar separados, y la interpretación de las leyes, como es natural, correspondía únicamente al legislador, siendo los jueces meramente ejecutores de las mismas.

A la vista está que nuestra Legislación y nuestra Justicia están completamente descontroladas y corrompidas, pues no tienen control ciudadano alguno, ni se atienen a los principios básicos de la justicia retributiva o de la democracia representativa. Decían todos los tratadistas de la democracia -y de la aristocracia- que en un país manda quien elabora las leyes. En España, los ciudadanos ni eligen a sus representantes (que deberían ser sus meros delegados, nombrados para ese servicio -que no oficio, ni mucho menos beneficio- por un año o dos como máximo) en el Parlamento, ni son consultados nunca para otorgar o denegar su consentimiento a las leyes antes de que entren en vigor definitivamente, por lo que es imposible que las asimilen, debiendo limitarse a comulgar con las ruedas de molino que les endilga el Boletín Oficial del Estado. Es decir, los españoles no mandan nada, ni siquiera sobre sus personas y negocios privados. Pero a la desgracia de padecer esta humillación se une el ridículo de no querer verlo.

Vivimos en pleno despotismo legislativo, amigo mío, ya lo hemos hablado muchas veces. Despotismo político y arbitrariedad administrativa son los rasgos esenciales de nuestro sistema político. Y ya lo decía Thomas Paine en un fragmento publicado en FD recientemente: el despotismo y la corrupción se erradican con reformas a fondo o con revoluciones. No hay otra.

Por eso, en efecto, he estado abogando -inútilmente- por la constitución de una asociación de demócratas (minoritaria, por supuesto, muy minoritaria; pero también muy imbuida del espíritu de la democracia) que esté dispuesta a desarrollar, sin descanso y con entusiasmo, una eficaz y popular pedagogía democrática, y que aspire a abrir los ojos a la nación (concretamente a todos los ciudadanos que sean ya, o lleguen a ser, partidarios del autogobierno del pueblo) para que se decida de una vez a dejar de quejarse y a arrebatar legítimamente a los usufructuarios corrompidos del Estado, no meramente el poder, sino también los medios de corrupción: marabunta de políticos profesionales, sindicatos estatales y funcionarios vitalicios, monarquía decorativa e inútil, centralismo de Estado y Autonomías, oligarquías político-financieras dirigiendo la economía política, ley electoral antidemocrática, listas de partido, confusión de poderes, renovación ilimitada de mandatos que tienden a perpetuarse, pactos y secretos de Estado de espaldas a los electores, exclusión de las iniciativas ciudadanas, ausencia casi absoluta de referendos, impuestos abusivos y sin representación, despilfarro de recursos públicos, compra-venta de votos, y un largo etcétera.

Una revolución democrática para volver a los principios de un gobierno libre fue la única salida que vieron los demócratas o republicanos en la naciente Unión de los Estados Unidos, con Jefferson a la cabeza. A él tampoco le gustaban los partidos, pero no tuvo más remedio que inspirar y encabezar uno que fuera capaz de limpiar el Legislativo del ejército mayoritario de mercenarios que lo ocupaban, y de todos los traidores a la libertad y la soberanía popular que usaban su puesto en el Congreso para su beneficio privado y el perjuicio público. Como él decía, no habían sangrado por unos derechos durante la cruenta guerra de la independencia contra la monarquía tiránica inglesa, para caer de rodillas después ante un reyezuelo americano, ya fuera Washington o Adams, o un despotismo electivo.

Cuando llegó Jefferson al Ejecutivo Federal simplificó las cuentas del Gobierno hasta hacerlas comprensibles por cualquier americano con dos dedos de frente, redujo a su mínima expresión el número de funcionarios, suprimió los impuestos, etc.; o sea, democratizó y liberó el gobierno para depositarlo, hasta donde fuera posible, en manos del pueblo.

Pero todo esto ocurrió en otro país, eran otros tiempos y jamás se ha visto desde entonces, en ningún lugar del mundo, un estadista de la talla de Jefferson, a quien me complace citar y tomar como referente en estas cuestiones, “porque le considero el apóstol más grande que ha tenido la democracia en todos los tiempos” y “el más grande demócrata salido jamás de la democracia americana”, como diría Tocqueville. Ni lo han vuelto a ver los americanos, ni los españoles y europeos hemos tenido jamás noticia de que haya habido entre nosotros un hombre semejante.

¿Estamos, pues, haciendo algo en España para cambiar las cosas? No, en absoluto. Porque lo único que cabe hacer -luchar, y sufrir, por nuestra libertad- nadie está dispuesto a hacerlo.

Un cordial saludo.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: CÓMO SE EVITAN LOS DELITOS - BECCARÍA

Mensaje  Ziber el Lun Abr 05, 2010 7:19 pm

Ahora mismo estaba viendo en las noticias, cómo por unos hechos puntuales se está forzando desde los medios a base de crear opinión, a una reforma de la Ley del Menor.

Cadena Perpetua, endurecimiento de las penas y modificación de la legislación... Y nadie habla del problema (si es que existe).

Cadena Perpetua en el país con menos delincuencia de Europa Very Happy Y los menores... si para la vida que les han creado son demasiado buenos. Padres obligados a no estar, a los que además les han minimizado la potestad sobre sus hijos (en el caso de que los vean), y un sistema educativo tan desestructurado como la familia. En fin, que sí, es mejor endurecer las penas y aumentar la presión sobre unos ciudadanos que ya no son individuos, que plantearse si no se está haciendo todo al revés.
avatar
Ziber
Admin

Mensajes : 7188
Fecha de inscripción : 10/02/2010
Edad : 47
Localización : Una aldea

Ver perfil de usuario http://huelgageneral.gratis-foro.es

Volver arriba Ir abajo

Un poco de cachondeo

Mensaje  Ziber el Lun Abr 05, 2010 7:44 pm

La "ducación" del sistema hace estragos.

avatar
Ziber
Admin

Mensajes : 7188
Fecha de inscripción : 10/02/2010
Edad : 47
Localización : Una aldea

Ver perfil de usuario http://huelgageneral.gratis-foro.es

Volver arriba Ir abajo

Re: CÓMO SE EVITAN LOS DELITOS - BECCARÍA

Mensaje  Cior el Miér Abr 07, 2010 11:19 am

Ziberán escribió:La "ducación" del sistema hace estragos.


Lágrimas en los ojos... Eso me ha quedado después de visualizar el vídeo, joder, se me había pasado.

Lo siento, sé que es para llorar pero no he podido evitarlo, hostia que descojone.

Ahora... El dato que dan en referencia a una quinta parte de los estadounidenses en no saber situar su país en un mapa... TERRORÍFICO. Shocked

Como bien dices, la "ducación" del sistema hace estragos.
avatar
Cior
Editor

Mensajes : 3986
Fecha de inscripción : 10/02/2010
Edad : 54
Localización : Zaragoza

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: CÓMO SE EVITAN LOS DELITOS - BECCARÍA

Mensaje  Ziber el Miér Abr 07, 2010 11:25 am

A ver qué crees que hice yo... Laughing Es "demasiao". La tía diciendo eeeeh, ummmm, ufff, ... y por los niños. Laughing Laughing Laughing
avatar
Ziber
Admin

Mensajes : 7188
Fecha de inscripción : 10/02/2010
Edad : 47
Localización : Una aldea

Ver perfil de usuario http://huelgageneral.gratis-foro.es

Volver arriba Ir abajo

Re: CÓMO SE EVITAN LOS DELITOS - BECCARÍA

Mensaje  Cior el Miér Abr 07, 2010 11:58 am

Ziberán escribió:A ver qué crees que hice yo... Laughing Es "demasiao". La tía diciendo eeeeh, ummmm, ufff, ... y por los niños. Laughing Laughing Laughing

Ya, pero la chica tiene su razón, eh? Si los norteamericanos no saben situar su país es por falta de mapas.

Así que no te rías tanto, tú has tenido unos padres que en su momento te compraron un mapa mundi. No todo el mundo puede decir lo mismo.



Por cierto, que cerquita queda España del agujero negro...
avatar
Cior
Editor

Mensajes : 3986
Fecha de inscripción : 10/02/2010
Edad : 54
Localización : Zaragoza

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: CÓMO SE EVITAN LOS DELITOS - BECCARÍA

Mensaje  Ziber el Miér Abr 07, 2010 12:01 pm

JA JA JA JA JA, por eso... ya decía yo. Laughing
avatar
Ziber
Admin

Mensajes : 7188
Fecha de inscripción : 10/02/2010
Edad : 47
Localización : Una aldea

Ver perfil de usuario http://huelgageneral.gratis-foro.es

Volver arriba Ir abajo

Re: CÓMO SE EVITAN LOS DELITOS - BECCARÍA

Mensaje  anako el Jue Abr 08, 2010 10:42 am

Ziberán escribió:
Ahora mismo estaba viendo en las noticias, cómo por unos hechos puntuales se está forzando desde los medios a base de crear opinión, a una reforma de la Ley del Menor.

Cadena Perpetua, endurecimiento de las penas y modificación de la legislación... Y nadie habla del problema (si es que existe).

Cadena Perpetua en el país con menos delincuencia de Europa Very Happy Y los menores... si para la vida que les han creado son demasiado buenos. Padres obligados a no estar, a los que además les han minimizado la potestad sobre sus hijos (en el caso de que los vean), y un sistema educativo tan desestructurado como la familia. En fin, que sí, es mejor endurecer las penas y aumentar la presión sobre unos ciudadanos que ya no son individuos, que plantearse si no se está haciendo todo al revés.

¡qué te voy a decir, Ziber! ya habíamos hablado de esto... Padres despaternalizados, sustituidos por el Estado -ente, al final incorpóreo e indefinido, pero omnipotente frente a los impotentes padres castrados-; niños asalvajados víctimas de un sistema apestoso que pretendidamente los corrompe -no puedo creer que tanto despropósito se necedad-; violencia como desayuno, primer plato y postre, día y noche; cultura cero; desarrollo personal estigmatizado... ¡cualquiera habla del espíritu, el alma, la energía que somos!; anulación de la creatividad y la inquietud por saber -información es poder y alguien capaz de soluciones creativas puede muy bien ser capaz de auto-gestión ....¡yu-yu!-;...

En fin, qué he de decir que no hayamos ya observado, reflexionado, comentado y sufrido en primera persona...
Triste mundo éste que se preocupa más de la crisis económica y un desarrollo "sostenible" (y subrayo las comillas) que de la crisis del individuo, de los valores, de la empatía.
avatar
anako
Admin

Mensajes : 3332
Fecha de inscripción : 19/03/2010
Edad : 52

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: CÓMO SE EVITAN LOS DELITOS - BECCARÍA

Mensaje  Couerderoy el Jue Abr 08, 2010 11:31 am

Pues no se Anako. Lo cierto es que los libros de autoayuda son una industria que te cagas.

Couerderoy

Mensajes : 37
Fecha de inscripción : 11/02/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Pues que siga el cachondeo...

Mensaje  Cior el Jue Abr 08, 2010 1:55 pm

avatar
Cior
Editor

Mensajes : 3986
Fecha de inscripción : 10/02/2010
Edad : 54
Localización : Zaragoza

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Sólo una más...

Mensaje  Cior el Jue Abr 08, 2010 2:02 pm

avatar
Cior
Editor

Mensajes : 3986
Fecha de inscripción : 10/02/2010
Edad : 54
Localización : Zaragoza

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: CÓMO SE EVITAN LOS DELITOS - BECCARÍA

Mensaje  Couerderoy el Jue Abr 08, 2010 4:22 pm

El último es la polla Laughing Laughing Laughing Y sin embargo la chavala tiene mucho más sentido del humor y encanto que la anterior. Lo que es una tragedia no es que sea analfabeta, es que se la suda serlo Laughing

Couerderoy

Mensajes : 37
Fecha de inscripción : 11/02/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: CÓMO SE EVITAN LOS DELITOS - BECCARÍA

Mensaje  Ziber el Jue Abr 08, 2010 5:02 pm

La verdad es que pese a ser el colmo del absurdo, es muy simpática. Y a malas podía haber dicho: ¿para qué quiero saber algo si me he forrado siendo gilipollas? Laughing

Es muy triste.
avatar
Ziber
Admin

Mensajes : 7188
Fecha de inscripción : 10/02/2010
Edad : 47
Localización : Una aldea

Ver perfil de usuario http://huelgageneral.gratis-foro.es

Volver arriba Ir abajo

Re: CÓMO SE EVITAN LOS DELITOS - BECCARÍA

Mensaje  Cior el Jue Abr 08, 2010 6:58 pm

Ziberán escribió:La verdad es que pese a ser el colmo del absurdo, es muy simpática. Y a malas podía haber dicho: ¿para qué quiero saber algo si me he forrado siendo gilipollas? Laughing

Es muy triste.

Ya, pero puestos podía haber dicho: ¿Para qué quiero saber algo si me he fo.... a todo quisqui siendo gilipollas? Laughing
avatar
Cior
Editor

Mensajes : 3986
Fecha de inscripción : 10/02/2010
Edad : 54
Localización : Zaragoza

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: CÓMO SE EVITAN LOS DELITOS - BECCARÍA

Mensaje  Ziber el Jue Abr 08, 2010 7:15 pm

Cior_1 escribió:
Ziberán escribió:La verdad es que pese a ser el colmo del absurdo, es muy simpática. Y a malas podía haber dicho: ¿para qué quiero saber algo si me he forrado siendo gilipollas? Laughing

Es muy triste.

Ya, pero puestos podía haber dicho: ¿Para qué quiero saber algo si me he fo.... a todo quisqui siendo gilipollas? Laughing

Si, también, y... gracias a ello vivo como una marquesa y salgo en la TV. Laughing
avatar
Ziber
Admin

Mensajes : 7188
Fecha de inscripción : 10/02/2010
Edad : 47
Localización : Una aldea

Ver perfil de usuario http://huelgageneral.gratis-foro.es

Volver arriba Ir abajo

Re: CÓMO SE EVITAN LOS DELITOS - BECCARÍA

Mensaje  Cior el Jue Abr 08, 2010 7:30 pm

Ziberán escribió:
Cior_1 escribió:
Ziberán escribió:La verdad es que pese a ser el colmo del absurdo, es muy simpática. Y a malas podía haber dicho: ¿para qué quiero saber algo si me he forrado siendo gilipollas? Laughing

Es muy triste.

Ya, pero puestos podía haber dicho: ¿Para qué quiero saber algo si me he fo.... a todo quisqui siendo gilipollas? Laughing

Si, también, y... gracias a ello vivo como una marquesa y salgo en la TV. Laughing

JUUUUUAAAASSSS Very Happy
avatar
Cior
Editor

Mensajes : 3986
Fecha de inscripción : 10/02/2010
Edad : 54
Localización : Zaragoza

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: CÓMO SE EVITAN LOS DELITOS - BECCARÍA

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.